GTranslate

Neutralidad de la red y libre competencia en España y la Unión Europea (II)

La preservación del principio de neutralidad de la red es fundamental para garantizar una competencia efectiva en el ecosistema de Internet. En este contexto, la responsabilidad social corporativa y el comportamiento de los operadores con poder significativo de mercado (pdf), pero también de sus competidores, son cada vez más discutidos sin que se hayan determinado unas reglas del juego suficientemente claras al respecto por parte de las autoridades competentes, lo que repercute negativamente en la innovación, la competencia, la privacidad, la libertad de comunicación, y el bienestar de los consumidores.
 
En particular, como ya se ha apuntado en publicaciones previas, es en el sector de la telefonía móvil donde el nivel de violación de la neutralidad de la red por parte de los operadores mediante restricciones de acceso o el bloqueo de aplicaciones se han generalizado. En España, a título orientativo y no exhaustivo, se ha procedido al bloqueo de aplicaciones como Skype o Viber. Otros dos casos son las restricciones contractuales generalizadas que prohíben la Voz sobre IP ("VoIP", en su acrónimo en inglés), así como la reducción de velocidad para el tráfico de intercambio de archivos ("P2P", en su acrónimo en inglés).
 
En un escenario de falta de concurrencia de la neutralidad de la red, los emprendedores y empresas con menos recursos no podrán operar en el mercado en igualdad de condiciones. Asimismo, los servicios o aplicaciones que puedan suponer una competencia, como la telefonía IP, o resulten problemáticos, serán relegados a canales más lentos o, sencillamente, bloqueados. En todo caso, parece claro que la economía digital requiere un soporte institucional y regulatorio para un óptimo funcionamiento.

 Abundando, las normas de competencia y la regulación sectorial suelen diferir en su naturaleza así como en su ámbito de aplicación. No obstante, en la práctica existen áreas grises en las que éstas coexisten como el de la regulación de las comunicaciones electrónicas y la neutralidad de la red, y en las que tanto la autoridad competente como el regulador deben evaluar cuidadosamente la pertinencia de su actuación.
 
A modo de conclusiones y resumen, esta serie de entradas de bitácora ha contextualizado dicha problemática, a partir de la aplicación de los principios de especialidad y supletoriedad o control ex post de las normas de competencia consagrados en la legislación española y comunitaria, revisado los efectos en la práctica de la neutralidad de la red tanto en Internet como en la banda ancha móvil y, modestamente, ha propuesto algunas líneas de interpretación al objeto de preservar la neutralidad de la red y el ecosistema de innovación generado por su arquitectura.