GTranslate

Contextualización de la neutralidad de la red

Carbon

En las próximas entradas de bitácora se publicarán varios posts referidos a la neutralidad de la red y su interacción con el derecho comunitario y español de la competencia. En mi modesta opinión, además de la regulación de las comunicaciones electrónicas, la libre competencia juega y jugará un papel fundamental en la preservación de dicho principio y sus externalidades positivas en términos de reducción de barreras de entrada, libre acceso, innovación, privacidad, y libertad de expresión.
 
Como ya hemos apuntado previamente, algunos de los acontecimientos recientes más emocionantes y desafiantes han surgido en ámbito de lo que se ha denominado la sociedad de la información. No obstante, parte de la doctrina, me atrevería a decir también de la industria, tiende a analizar Internet desde un inadecuado nivel de abstracción, centrándose en Internet como un mero "medio", cuando -por diseño- casi todas las innovaciones y aplicaciones se encuentran a nivel de aplicación y protocolos asociados.
 
La historia nos demuestra que las innovaciones tecnológicas implican a medio y largo plazo, cambios profundos en las estructuras sociales. Ello es especialmente cierto en el caso de la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación que ha marcado la transición al siglo XXI y cuyo potencial se aglutina en la red.
 
Las discusiones sobre el principio de la neutralidad de la red comenzaron en EEUU, en torno a cual debía ser la función del gobierno americano hacia aquellos prestadores de servicios de Internet que quisieran ofrecer diferentes niveles de servicio a diferentes precios. En Europa, Países Bajos se ha convertido en el primer país europeo en disponer de una legislación en vigor que garantiza el mantenimiento de una red segura y abierta en línea con la Directiva 2009/136/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de noviembre de 2009 (pdf).
 
La neutralidad de la red se perturba por parte de los prestadores de acceso a Internet, inter alia, con técnicas tan distintas como medidas de gestión de tráfico, discriminación de precios, degradación o bloqueo de contenidos, servicios o aplicaciones. El principio de neutralidad de la red garantiza que los proveedores de acceso a Internet no realicen tales prácticas, salvo en casos verdaderamente excepcionales y mediante criterios transparentes.
 
Nota: Imagen de Argonne National Laboratory bajo una licencia creative commons Atribución-CompartirIgual 2.0 Genérica (CC BY-SA 2.0).